ser/hacer/recordar

 

Como punto de partida, considero necesario indicar una filosofía básica de fondo, que va a dar cohesión a todas nuestras acciones y experiencias en la vida.

Son nociones generales que no se pueden definir si no es por medio de la experiencia, gracias al bagaje adquirido a través de los años.

Ser / Hacer / Recordar

Una filosofía general para optimizar nuestra vida 

Siempre están coexistiendo y se dan simultáneamente. A veces predominará una sobre las otras en mayor grado pero nunca desaparece ninguna de ellas por completo. Donde estos tres fundamentos se fusionan y cuando se dan con coherencia, se permite la afloración de una cuarta noción muy necesaria en nuestro devenir: APRENDER.

Únicamente cuando vamos aprendiendo a lo largo del tiempo es cuando podemos ir ampliando nuestras experiencias.

Este conjunto de experiencias está perimetralmente rodeado por una consecuencia de fondo que es a la que apunta, en definitiva, nuestra existencia (terrenal). Me estoy refiriendo a nuestra CONCIENCIA.

Cuando esta CONCIENCIA se da de un modo alineado, concéntrico, cuando somos capaces de estar enfocados en lo que somos-hacemos-recordamos-aprendemos, lo que estamos haciendo es ampliar nuestra CONSCIENCIA. Decimos que llegamos a conocer, adquirimos un conocimiento, un discernimiento. Por tanto, la CONSCIENCIA es una episteme que se da a nivel individual, ultraindividual sería más acertado. Sólo cada uno de nosotros podemos ser conscientes. Nuestro pensamiento hace de puente entre conciencia y consciencia.

A la suma total de las conciencias y consciencias individuales le llamo HIPERCONSCIENCIA. Se trataría de un campo muy por encima de nuestras ideas y pensamientos individuales, es lo que está más allá de nosotros y que desconocemos. Mi intención en esta web, y mi pretensión cuando empleo la pintura es acercarme a este ámbito, tratar de recoger una impronta de dicho acercamiento ultraindividual y compartirlo, exponerlo.

Lo que se desprende de todo lo dicho es que si somos capaces de tener múltiples experiencias a lo largo de nuestra vida que vayan ampliando nuestra conciencia y nos hagan seres más conscientes, a medida que se extienda este cerco, se tenderá a trascender tal límite y estaremos dando un salto de conciencia. Así nos acercamos a la HIPERCONSCIENCIA. Las conexiones que seamos capaces de establecer con este ámbito, nos van a proporcionar nuevas nociones de las que la ciencia oficial, a día de hoy, no es capaz de poder analizar, categorizar, experimentar, demostrar o refutar. Me refiero a lo que se suele llamar, en un tono ciertamente despectivo, como esoterismo. Otros sinónimos que podemos apuntar serían: oculto, escondido, secreto, enigmático, misterioso, impenetrable. Ejemplos de estas “nociones de consciencia” podrían ser las intuiciones, las premoniciones, las sincronicidades, etc. También en este ámbito HIPERCONSCIENTE residen ideas que parece que se escapan a nuestro dominio, como son la espiritualidad, la sublimidad, el éxtasis, la idea de la muerte, la idea de Dios,…

A pesar de poder parecer un objetivo inalcanzable, permíteme decirte que podemos ser capaces de acercarnos a este campo y atisbar nuevos horizontes aún secretos. La labor ha de ser, por tanto, activa. Depende de nosotros el hacer ese esfuerzo por transcender, para alcanzar lo mejor de nosotros, para completarnos.